Trabajar con niños es uno de los regalos más maravillosos que la vida me ha dado. Siempre digo que soy yo quien además de ser maestra soy alumna y aprendiz eterna de ellos.
Los niños te anclan al presente.


Los niños nos enseñan a perdonar rápidamente entre muchas otras cosas. Si quieres sanar imita a un niño y entenderás lo que es vivir en calma y en plena felicidad.


Anidar nace en el año 2015 después de haber tenido ya una empresa educativa llamada Pequeños en Acción ubicada en la Molina cuyo objetivo principal era mezclar educación, psicología y arte como herramienta que los unificaba.


Este proyecto me ayudó a darme cuenta lo importante que es el arte como medio de expresión sobre todo en edades tempranas. Los niños amaban aprender con arte y expresaban sus emociones de manera natural y con mayor facilidad.


Este proyecto culminó en el 2013, después junto a Katherine de la Cruz quien hoy es directora y promotora de la escuela “kusy Kids” ubicada en Comas llevamos un proyecto de arte a cuzco lo cual resultó bastante exitoso sin embargo debido a la lejanía de nuestras familias en ese año decidimos volver.


Todo está alineado. En el año 2015 por fin lance Anidar, que nace por la motivación de muchos padres en querer que yo enseñe a sus pequeños. Sin duda el saber que los papás y los niños se sentían muy contentos con mis enseñanzas fueron un gran motivante para decidirme a tener mi propio espacio.
El logo que es una paloma haciendo nido nace por una paloma que se apareció en mi balcón cuando le pedía a Dios y a mi mamá que me ayuden en la elección del logo, evoca el acompañamiento de los padres a sus pequeños. Es muy sano que llegado el momento en que tengan que dejarlos volar sea de la manera más natural posible.


Las aves son conscientes de eso, saben que sus hijitos tendrán que alzar vuelo y que lo harán por instinto sin embargo acompañan con amor sus primeros días, dándoles seguridad.
Anidar es un espacio que vive en el corazón de muchas familias, un espacio creado no solo para un niño sino para él y toda la comunidad que lo rodea.


Estuvimos ubicados en Jesús María en un espacio lleno de amor pero hoy llegamos de manera presencial a las casas y además de forma virtual al mundo.